+Glutation
Logo Immunotec Consultor Independiente

ID# 1463375

Embarazo

Beneficios clínicamente probados del Glutatión

El Glutatión y la Maternidad (Embarazo, Parto y Lactancia)

La buena salud durante el embarazo, el parto y la lactancia también requieren unos altos niveles de Glutatión. Ir directamente a la sección Embarazo - Parto - Lactancia

EMBARAZO o GESTACIÓN

Es sobradamente conocido que las mujeres sufren cambios fisiológicos drásticos durante el embarazo, de hecho, más que en cualquier otra etapa de su vida, excepto en el mismo momento de su nacimiento. El embarazo, en el mejor de los casos, supone un gran reto para las mujeres y está lleno de riesgos y complicaciones potenciales, ya que tanto la madre como el niño están a merced de su composición genética, condición esta, que puede ser la causa principal de algunos de estos retos. Sin embargo, también son susceptibles al medio ambiente: principalmente el aire, los alimentos y los líquidos que consumen.

Es especialmente importante evitar o limitar la exposición a las toxinas y teratógenos (sustancias que causan defectos de nacimiento al bebé). La buena salud general y la buena nutrición son muy importantes tanto para la madre como para el niño. Por supuesto, las vitaminas y los antioxidantes tienen un importante papel que desempeñar. El glutatión toma especial relevancia en este proceso y se ha convertido en algo indispensable.

Existe una larga lista de enfermedades que se pueden dar durante esta etapa, las cuales no vamos a citar en este artículo para no extendernos, pero si enumeraremos algunas de ellas en las que el papel del glutatión tiene especial relevancia como, por ejemplo; preeclampsia, eclampsia e hipertensión del embarazo.

Los síntomas de la preeclampsia son la hipertensión, proteinuria (proteína en la orina) y edema: acumulación de agua en los tejidos que conduce a la hinchazón, sobre todo de las manos, los pies y la cara. Por lo general ocurre entre la semana 20 de gestación, y la semana posterior al parto. Se desconoce su causa exacta, pero la mayoría de los obstetras (especialistas del embarazo y parto) la consideran una enfermedad vascular. Ocurre con más frecuencia en los primeros embarazos y en las mujeres que ya sufren de hipertensión.

Si no se controla, uno de cada 200 casos de preeclampsia, progresa a eclampsia, una condición muy grave con convulsiones y coma que, si no se trata rápidamente, suele ser mortal, por lo que debe ser tratada agresivamente. Otra de las principales complicaciones de la preeclampsia es el síndrome HELLP:

1) Hemólisis (descomposición de glóbulos rojos);

2) Enzimas hepáticas eLevadas (indicador de daño hepático)

3) Low Platelets (conteo bajo de plaquetas)

Muchos científicos se han dado cuenta de que cuando el embarazo se complica por la preeclampsia, hay una caída precipitada en la función antioxidante del paciente. Esta se ha relacionado con la oxidación de las grasas circulantes (peroxidación lipídica) que daña el sensible endotelio (revestimiento de los vasos sanguíneos). La constricción subsiguiente de los músculos en la pared de la arteria lleva a un estrechamiento de los pasajes y la disminución de flujo de sangre. Todo esto combinado con las propias demandas de la gestación, desencadena una cascada compleja de eventos que pueden conducir a la eclampsia en pleno desarrollo.

Los investigadores han encontrado consistentemente que los niveles de glutatión de las madres gestantes hipertensas son muy bajos. G. Chen y su equipo de la Universidad de Glasgow, creen que esta disminución podría explicar algunas de las características importantes de la hipertensión inducida por el embarazo.

También parece que la medición de los niveles de GSH puede ser una buena manera de determinar la gravedad de esta enfermedad. El síndrome HELLP es una complicación grave de la preeclampsia. Los pacientes sufren daño hepático, ruptura de las células rojas sanguíneas, y pérdida de células de coagulación sanguínea. La pérdida de GSH es particularmente marcada. Los investigadores han establecido una correlación triple: la gravedad de la preeclampsia, la fragilidad celular y el nivel de oxidación del GSH.

Algunas mujeres llegan al embarazo con un largo historial de diabetes, mientras que otras sólo sufren altos niveles de azúcar en sangre al quedar embarazadas. Esto se llama "diabetes gestacional" y se produce en uno a tres por ciento de los embarazos. Algunas de estas diabéticas gestacionales, desarrollarán verdadera diabetes en el futuro.

La principal causa de muerte entre los niños nacidos de embarazos diabéticos es anormalidad del niño en el útero (malformación congénita). Las causas pueden atribuirse a un control inadecuado de la diabetes de la madre durante el embarazo. Las madres diabéticas corren el riesgo de que los bebés estén más grandes y los partos sean más difíciles. Como resultado, los partos suelen ser inducidos si no se han producido por la cuadragésima segunda semana de embarazo. Aparte de los problemas de desarrollo, estos bebés también corren más riesgo de desarrollar ictericia, dificultades respiratorias, anomalías de azúcar en sangre, niveles bajos de calcio en sangre, y otras anormalidades metabólicas.

De acuerdo con investigaciones recientes, el feto parece estar bajo en defensas antioxidantes. Tal vez depende de la buena salud de su madre; en este caso todo lo que deprime estos niveles aún más, podría comprometer el desarrollo fetal. Después de todo, el feto crece del embrión, y los niveles de GSH son muy altos en el tejido conceptual del embrión. El tejido conceptual es la extraordinaria masa de células que se diferencia y crece al formar los órganos y los sistemas de un feto humano.

El proceso de desarrollo de los órganos (organogénesis) es extremadamente sensible, pero en esa etapa está especialmente bien protegido por altos niveles de GSH. Los investigadores en la toxicología están estudiando la posibilidad de que los niveles elevados de GSH puedan proteger a los niños no nacidos de sustancias ajenas (xenobióticos). Si esto resulta ser así, Ia medición del GSH en el embarazo temprano también puede ser una forma de identificar posibles riesgos de toxicidad.

En un estudio realizado en Ucrania muy significativo, los científicos recogieron las placentas de mujeres de todo el país que vivían en zonas afectadas, en mayor o menor medida, por la contaminación radioactiva. Como era de esperar, las placentas de las zonas más contaminadas tenían los niveles más bajos de GSH. Estaban simplemente agotados por las abrumadoras demandas de una amenaza de radiación continua. Este grupo de investigadores fue capaz de demostrar que las placentas con bajos niveles de GSH se asociaron con más embarazos difíciles, partos más duros, y mala salud posnatal. Así pues, llegaron a la conclusión de que "el estado de glutatión es un prerrequisito de la actividad desintoxicante de la barrera fetoplacenraria," En otras palabras, sin GSH placentario el feto se encuentra en gran medida sin protección de las toxinas y otros xenobióticos.

Las dos toxinas más comunes que se encuentran en el embarazo son el alcohol y el tabaco. Aunque la mayoría de las mujeres embarazadas pueden y deben optar por evitadas, el abuso de estas sustancias no es infrecuente. La madre puede tener una dependencia habitual de estas drogas, o simplemente puede ser expuesta al humo de segunda mano. En cualquiera de los casos, el GSH desempeña un papel importante en la protección de la madre y del niño contra tales amenazas tóxicas. Muchos otros estudios han demostrado que los sistemas antioxidantes de defensa, especialmente el sistema del GSH, desempeñan un papel indispensable al desintoxicar al recién nacido de numerosos xenobióticos (sustancias ajenas a la propia vida), incluso los metales pesados como el mercurio, el plomo, el cadmio y el arsénico; drogas como la hidantoína, la fenitoína; y varios venenos.

Subir ➡

PARTO

Una de las principales complicaciones del parto (el período perinatal) es el suministro inadecuado de oxígeno al bebé (hipoxia). Antes de la separación de su madre, el bebé es dependiente para su oxígeno en los suministros umbilicales, pero esto puede verse comprometido durante el parto. Por varias razones, es posible que el bebé también sufra dificultades respiratorias. En cualquier de los casos, las consecuencias de la hipoxia son problemáticos, y se hace todo lo posible por evitarlas.

Cuando el bebé no recibe suficiente oxígeno, las células individuales son incapaces de mantener los niveles de energía. Esto da como resultado el daño hipóxico. Una importante molécula llamada adenosín trifosfato (ATP) - se encarga de transportar la energía de los generadores de energía celular (mitocondrias) desde las células individuales. Debido a que el GSH estimula la producción del ATE se puede considerar antihipóxico. Otra complicación del niño hipóxico es la peroxidación lipídica, que también se aborda por el GSH. Además, hay muchas razones para creer que también ayudaría a los niños que sufren de la disminución de la función hepática (ictericia).

Es frecuente que los bebés prematuros necesiten apoyo con terapia de oxígeno. Esto aumenta la producción de energía, pero también aumenta el estrés oxidativo, lo que explica por qué los problemas visuales se encuentran a menudo en los bebés prematuros. La oxigenación excesiva hace que los tejidos inmaduros, tales como los que se encuentran en el margen de la retina, cierren sus vasos sanguíneos. Esta condición se llama fibroplasia retrolental o retinopatía del prematuro, y tiene consecuencias tan graves como el desprendimiento de la retina. Los antioxidantes pueden ser un antídoto potencial de este efecto secundario de la terapia de oxígeno.

L.A. Brown de la Universidad de Emory en Atlanta, fue capaz de prevenir con suplementos precursores del GSH la lesión pulmonar inducida por el oxígeno en los mamíferos. Hay muchas razones para creer que los niveles elevados de GSH en la madre contrarrestan los efectos negativos de muchas complicaciones perinatales.


Subir ➡

LACTANCIA

La lactancia y el amamantamiento suelen ser discutidos juntamente con el embarazo y el parto. En este contexto, el GSH es particularmente interesante. Se podría decir que juega un papel protagonista.

Es imposible sobreestimar los beneficios de la leche materna en la salud y el desarrollo de los recién nacidos, sobre todo teniendo en cuenta sus efectos a largo plazo sobre el sistema inmunológico. En comparación con los niños alimentados con biberón, los que son alimentados con leche materna sufren menos enfermedades infecciosas, especialmente infecciones del oído y neumonía; menos problemas con las alergias; y menos casos de cáncer en la infancia, como la leucemia, el linfoma, y tumores de hueso y de cerebro.

En comparación con la leche de otros mamíferos, la leche humana tiene la proporción más baja de la proteína. Sin embargo, la composición de esa proteína también es muy diferente. Los dos principales componentes de las proteínas de la leche son el suero de leche y la caseína. La proporción suero a caseína es mucho mayor en la leche humana, y estas proteínas de suero de leche predominantes, contienen los precursores cruciales del glutatión, inclusive la beta-Iactoglobulina, alfa-lactoalbúmina, albúmina de suero y lactoferrina.

Estas proteínas son ricas en aminoácidos que contienen azufre, tales como la cisteína y la cistina. Tanto la estructura como el contenido de estas proteínas son muy importantes. Debido a que la cisteína y la cistina se integran en estas proteínas más grandes, pueden sobrevivir los rigores de la digestión y llegar intactas hasta el interior de las células del bebé. Ahí, se utilizan posteriormente para la fabricación de GSH. Por lo tanto, la lactancia afecta profundamente la función inmune del bebé, dándole altos niveles de precursores de glutatión.

Es posible extraer estas proteínas intactas de la leche de vaca. La extracción del suero de la leche debe llevarse a cabo con cuidado, ya que estas proteínas son extremadamente frágiles. Su estructura fácilmente cambia a una forma que es biológicamente inactiva. A pesar de su valor nutritivo inalterado, la proteína desnaturalizada pierde su capacidad para entregar los precursores de GSH.

Se han desarrollado nuevas tecnologías para extraer estas proteínas de la leche de mamífero sin desnaturalizarlas. La empresa biotecnológica canadiense Immunotec®, lo patentó al crear su producto estrella llamado Immunocal®. En cierto sentido, podríamos decir que se trata de proteínas de la leche materna para los adultos: una manera natural de aumentar los niveles de GSH.

Para concluir, diremos que el glutatión juega un papel crucial en el desarrollo embrionario, fetal y placentario. Está constantemente trabajando como depurador de radicales libres y como enzima desintoxicante de decenas de sustancias y toxinas foráneas. Sin el GSH, estas sustancias pueden orillar al niño hacia una variedad desconcertante de problemas de desarrollo y salud. Después de la etapa de la organogénesis, la protección principal del GSH para el niño en el útero le llega desde fuera de su propio cuerpo; lo recibe a través de la placenta. Hay una interesante similitud entre la placenta y el hígado. Entre sus muchas funciones, ambos actúan como filtros para las toxinas, y ambos tienen altos niveles de GSH en sus tejidos. No es coincidencia.

Muchas complicaciones comunes del embarazo, incluso la hipertensión, la preeclampsia, y la diabetes gestacional coinciden con los niveles bajos de glutatión. La disminución de GSH puede causar muchas dificultades en el embarazo. Una gran cantidad de investigaciones se está llevando a cabo usando estrategias para mejorar el GSH, y así combatir estos problemas.

Subir ➡

Al igual que se recomienda tomar distintas Vitaminas A, C, D, hierro, yodo, ácido fólico, zinc y calcio entre otros, durante el proceso de embarazo, sería muy recomendable tomar regularmente un precursor del Glutatión, como ha quedado claramente establecido en este artículo.

Una gran fuente de información es la página oficial de la mayor biblioteca de publicaciones médica, científicas y biotecnológicas del mundo; www.pubmed.gov. Más de 2.900 artículos publicados sobre el glutatión (glutathione) y el embarazo (pregnancy).


De todo esto hay mucha información, la puedes encontrar en algunos vídeos de nuestro canal de YouTube de la mano de la máxima autoridad mundial sobre el Glutatión, el Dr. Jimmy Gutman director científico de la compañía Immunotec®, autor también de varios libros de referencia en la materia y uno de los sucesores de la obra del Dr. Gustavo Bounous, creador y padre de Immunocal®, el único suplemento nutracéutico donador de cisteína que a demostrado clínicamente elevar de forma natural los niveles de glutatión intracelular mediante su aislado de proteína de suero lácteo no desnaturalizado.

Puedes ver el vídeo de capacitación sobre el glutatión y sus beneficios haciendo clic aquí.

Immunocal e Immunotec son marcas registradas por Immunotec Ltd. USA

©️ 2021 +Glutation. Todos los derechos reservados.

¿Quiénes somos?

+Glutation está formado por un equipo comprometido en introducir los beneficios de la ciencia en el día a día de las personas, hacer prosperar la salud a cualquier edad, reducir el nivel de estrés, mejorar el estado físico, como aumentar los niveles de glutatión con un suplemento de proteína natural patentada exclusiva y especialmente formulada, respaldada por estudios científicos publicados.


El motivo de la creación de este proyecto es poner al alcance de los usuarios un gran hallazgo científico, el Glutatión.


Somos Consultores Independientes de Immunotec®

Aviso Legal

Estos productos no están destinados a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Consulte a su médico y nunca abandone un tratamiento que él le haya prescrito.

Este sitio web es personal. La información que se incluye en este sitio web mas-glutationn.com, no es en ningún momento información oficial de las compañías que aquí se mencionan y por tanto las mismas no son responsables en ningún modo de la información que aquí se incluye y son solo responsabilidad del propietario del sitio web.